¡¡¡BieNVeNiDoS aL MuNDo FoLLoN!!!
 
¡¡¡BieNVeNiDoS aL MuNDo FoLLoN!!!
PoDio / BaNQuiLLo
La MoVioLa
FoLLoNa De La SeMaNa
FoLLoNiSMo/CLaSiFiCaCióN
CoNDeCoRaCioNeS
NoTiCiaS
OBJeTiVo FoLLóN
FRaSeS FoLLoNaS
LeXiCo FoLLoN
La CaRTeLeRa
La PoRRa
HuMoR
FoRo
DeCaLoGo FoLLoN
LiBRo De QueJaS y ReCLaMaCioNeS
THe RoGeR aND MaGUiLa'S THeoRY
TiPaLoGía
GRaN FoLLóN 2004/2005
¡¡¡BieNVeNiDoS aL MuNDo FoLLoN!!!
 
imagen
Imagen
 
imagen
imagen
LA VUELTA A SOROLLA [3o-9/1-1o-2oo5]

Uffff! ya era hora. No me digáis que no me echabais de menos. Yo a vosotros si. No de veros exactamente, sino de escribiros la crónica, de contaros nuestras experiencias, nocturnas casi siempre, a través primero de mis retinas y después de mis manos. Voy a ver si no se me han entumecido las neuronas...aun. Me voy a tomar esto como una vuelta, pero no una vuelta a las andadas, sino como una vuelta a Sorolla.

Todos estábamos expectantes para el sábado, el día que se otorgaba el premio final, el de la financiación, no de una cuenta naranja pero si de treintaiseis eurazos canjeables en lotes provenientes de mi acierto en la porra. El único requisito era llegar al sábado para disfrutarlo ya que no era un premio para uno solo, era para todos.

Algunos querían empezar el jueves, que digo! incluso el miércoles ya habían llegado a mis oídos frases como: no me voy a ir a casa a estas horas, vamos a tomarnos algo después, que hago yo ahora, etc. No es que faltasen ganas, es que faltaba gente y algunos querían descansar después de una preparación a base de cerveza y tabaco en casa de Arenillas. La macrobarrilada del día jueves también lo escuche, pero con cierto reparo dije que no, yo y diez más. Queríamos prepararnos bien.

Todo estaba dispuesto. El viernes llegó y todos los equipos, los más humildes también, estaban en Sorolla para que se diera el pistoletazo de salida. Comenzamos la primera etapa Roger, Dani, Cacho, Pablo y yo. Roger venía ya dopado creo, no es que le hiciera el análisis, sino que con esos ojitos, camaleónicos con su camisa roja, se adivinaba que la ingesta de alcohol venia de antes, pero en la vuelta a Sorolla se permite el dopaje, así que todos con los dientes largos y deseando que no se metiera el dedo en la boca por si acaso. Dani llegó con sobrepeso, no me refiero a que llegara con más talega, sino que llevaba la llave del armario donde la señorita Rottenmayer le guardaba los pasteles a Heidi. Que pedazo de llave, que digo yo, cuando quiera darse cuenta, tendrá que llevar una mochila para llevarla. No es aconsejable sobrepeso en una vuelta a Sorolla, pero cada cual con su decisión. Y Pablo, Cacho y yo, cada uno con sus particularidades. Pablo traía unos zapatos nuevos que, a decir verdad, estaban muy bien, pero para la vuelta a Sorolla hace falta al menos que sean cómodos. Cacho, ya sabemos. Y yo con la cabeza que tengo, a ver que patrocinador es capaz de buscarme una gorra para las etapas de alta montaña. A esto hay que unir que los tres últimos fumamos como carreteros, y ya sabéis que el fumar afecta a todo. Pero se lleva bien.

Nuestra amiga la botella de güisqui hizo que nuestras piernas empezaran a tener ganas de cambiar el piñón así que Alfonso era el primer puerto deseado. Una vez dentro ya el cansancio, las ganas de explorar nuevas rutas o el simple hecho de ir a rueda de alguien provocaron que el pelotón se deshiciera. La mayoría de cosas iban a base de cervezas, cubatas y tabaco, en vez de glucosa, barritas energéticas y bebidas isotónicas. Se pasó bien la noche, cada uno su noche personal, pero para todos una noche más, una etapa más. Fue Roger quién llegó a meta el primero, no le dieron ni el maillot, ni el ramo, pero si los besitos. Cosas de la vuelta a Sorolla.


imagen



Y llegó el sábado, sabadete, cargado con un montón de detalles. Primero fue que llegamos a Sorolla pero no como un pelotón, llegamos cada uno con media hora de retraso entre nosotros, a saber; Carrasco iba con Gorgue y Manu; Cacho, solito; Rodri vino después con su avituallamiento de cervecitas; Dani vino con Juan y su sempiterna botella de vodka; después vinieron Selu y Enrique, que se quedaron descolgados y antes que todos ellos, nosotros, Isma, Roger y yo. Digo los primeros porque nos toco esperar allí el cielo y la madre hasta que vino todo el mundo para empezar a degustar el sabor a triunfo porril. De porra, no de porro, que alguno cayó. Porra follona.

La cosa fue de arte, conversaciones paranoicas, puritos por doquier y Sorolla que estuvo a punto de decirme al oído que veía que la etapa estaba ya para hacer una porra, pero conforme los equipos iban perdiendo provisiones y ganaban en cansancio, iban entrando en Alfonso, puerto de primera por el que siempre pasamos, que aunque no todos son capaces de subirlo, si que lo intentan en mayor o menor medida según sus posibilidades. Carrasco y Roger fueron los dos que, otra vez más, se escaparon del pelotón. Carrasco no fue muy lejos, pero se escapó. Enrique, que escogió la ruta más conocida también lo superó. Los demás se alejaban como buenos ganadores de un premio que los satisfizo, un lote, amigos, Sorolla y un par de risas.

A mi se me atragantó el puerto y me entró la pájara, que si hubiera estado buena, me la hubiera comido.

Un abrazo a tod@s!!!!
Conoce más a fondo los personajes de esta crónica
 
imagen
 
Click aqui para ver las fotos follonas
 
Página creada y actualizada por: Maguila
imagen
Si estáis en mi misma situación, no desesperéis, que siempre habrá un mañana con su resaca correspondiente.
Cuéntame tus penas